Jardín de Invierno

Plantas que florecen y embellecen en enero y febrero.

Los durillos florecen desde enero hasta febrero, alegran nuestras pupilas con un toque de alegría, con sus  pequeñas flores blancas agrupadas en racimos.

durillo-1.jpg

 Un arbusto de porte medio a grande de forma redondeada, verde durante todo el año y con una espectacular floración entre finales de invierno y mediados de primavera.

Para tener esas espectaculares flores necesita un suelo bien drenado . No necesitan abonados especiales, basta con el abonado anual del jardín.

Otra gran belleza es la  la piracanta en invierno no son las flores sino sus ardientes bayas rojas o a veces naranjas que embellecen  sus ramas.

pyracantha

Esta planta Lantana camara , su nombre comun es banderita española por los frecuentes tonos rojos y amarillos de su floración, presenta flores prácticamente durante todo el año. En invierno es corriente ver sus colores también en lugares de clima suave o en las zonas más resguardadas.

baandera española

 

El ciclamen  es una planta que da mucha alegría ,  no puede faltar durante la época invernal. Con flores  , rosas , púrpuras y blancas ; tiene un peculiar dibujo en el haz de sus hojas.

 

ciclamen.jpg

Los pensamientos  es una extraordinaria planta de temporada por sus diversos colores, dando vida y frescura a nuestros jardines, terrazas, patios  y zonas verdes.

Para alargar mas sus  flores , conviene retirar  todas las flores marchitas y corta las puntas de los tallos; pronto aparecerán nuevos capullos. La flor del pensamiento  es una planta muy particular , y es que tiene una textura y un aspecto aterciopelado en las flores, por lo que resultan ser muy suaves cuando las tocas.

Si tienes arbustos en tu jardín y quieres evitar la propagación de la mala hierba, es aconsejable plantar  una flor del pensamiento en la parte baja de los arbustos; además de ayudarte con tu problema de hierba, estas  bellas flores  embelleceran todo tu parterre o zona verde.

pensamientos2.jpg

 

 

Pluma Rosa Verso Blanco

Pablo Neruda

Llega el invierno, espléndido dictado
me dan las lentas hojas
vestidas de silencio y amarillo.

Soy un libro de nieve,
una espaciosa mano, una pradera,
un círculo que espera,
pertenezco a la tierra y a su invierno.

Creció el rumor del mundo en el follaje,
ardió después el trigo constelado
por flores rojas como quemaduras,
luego llegó el otoño a establecer
la escritura del vino: todo pasó
fue cielo pasajero
la copa del estío,
y se apagó la nube navegante.

Yo esperé en el balcón tan enlutado,
como ayer con las yedras de mi infancia,
que la tierra extendiera
sus alas en mi amor deshabitado.

Yo supe que la rosa caería
y el hueso del durazno transitorio
volvería a dormir y a germinar:
y me embriagué con la copa del aire
hasta que todo el mar se hizo nocturno
y el arrebol se convirtió en ceniza.

La tierra…

Ver la entrada original 42 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: